¿Qué se entiende por gres porcelánico?

El gres porcelánico, en sus diferentes acabados superficiales, está compuesto por una mezcla de polvos y gránulos no metálicos de diversos tamaños y colores (materias primas), similar a la empleada para realizar sanitarios y vajillas. Por lo tanto se trata de un material "vitrificado", no absorbente, con elevadas características técnicas que garantizan una resistencia al desgaste ilimitada a lo largo del tiempo. El adjetivo porcelánico deriva del uso de una arcilla blanca que es empleada también para la producción de porcelana.
El sofisticado proceso de cocción a temperaturas extremamente elevadas, transforma las valiosas materias primas en baldosas de gres porcelánico resistentes al hielo, a los ataques ácidos, con una elevada resistencia mecánica, higiénicas y caracterizadas por una refinada elegancia estética.