Preguntas generales

Todo lo que hay que saber sobre las baldosas de cerámica.

La baldosa de cerámica, respecto de otros tipos de materiales para pavimentos o revestimientos, presenta características decididamente superiores. En especial el producto cerámico tiene una mayor:

• resistencia a la abrasión y al desgaste;
• resistencia a los agentes químicos y a las manchas;
• resistencia a las llamas;
• higiene. La superficie de la baldosa es más simple de limpiar.

El gres porcelánico, en sus diferentes acabados superficiales, está compuesto por una mezcla de polvos y gránulos no metálicos de diversos tamaños y colores (materias primas), similar a la empleada para realizar sanitarios y vajillas. Por lo tanto se trata de un material "vitrificado", no absorbente, con elevadas características técnicas que garantizan una resistencia al desgaste ilimitada a lo largo del tiempo. El adjetivo porcelánico deriva del uso de una arcilla blanca que es empleada también para la producción de porcelana.
El sofisticado proceso de cocción a temperaturas extremamente elevadas, transforma las valiosas materias primas en baldosas de gres porcelánico resistentes al hielo, a los ataques ácidos, con una elevada resistencia mecánica, higiénicas y caracterizadas por una refinada elegancia estética. 

El gres porcelánico colorado a toda masa mantiene la misma configuración de material y color presente en la superficie en todo el cuerpo de la baldosa. La cocción del producto está orientada a lograr el estado de gresificación con el que la baldosa consigue un nivel de absorción de agua  inferior al 0,5\% (anticongelamiento).
Gracias a su compactibilidad  y homogeneidad estos productos son apropiados también para ser empleados en ambientes de alto tráfico.

Por gres porcelánico esmaltado se entiende el resultado de la cocción del producto cerámico que permite alcanzar el estado de gresificación del mismo, con un nivel de absorción de agua inferior al 0,5\% (anticongelamiento).
La masa de la baldosa es una composición de color neutro realizada mediante la mezcla de materiales preciados. La aplicación sucesiva de una capa superficial de esmalte permite obtener refinados efectos de movimiento y variedad gráfica en la superficie.
Los pavimentos de gres porcelánico esmaltado son ideales para los ambientes interiores, gracias a los índices de resistencia a las manchas y a los ataques químicos, que vuelven fáciles su limpieza y manutención.

La masa de la baldosa es obtenida mediante una mezcla de materias primas de altísima calidad, que le confiere el característico color blanco. Esto permite exaltar la luminosidad y transparencia de los colores aplicados en la superficie, obteniendo una perfecta homogeneidad cromática y una baldosa suave al tacto. Destinadas a revestir paredes,  las colecciones de baldosas de cerámica de monoporosa de pasta blanca combinan una funcionalidad preferentemente decorativa con la practicidad higiénica; por estas razones las sucesivas aplicaciones gráficas están alcanzan un óptimo resultado estético. 

Los principales tipos de acabado de las superficies de las baldosas de cerámica son cuatro:

  • natural: es el más empleado. La baldosa no sufre algún tipo de variación luego de la fase de cocción. Puede ser:
    lisa/opaca, adecuada para toda clase de ambientes, especialmente como revestimiento para baños y cocinas;
    estructurada, ideal para exteriores porque resuelve los problemas de resbalamiento.
  • semi pulida, semi lustrada o bruñida: es una elaboración de la superficie que exalta el aspecto estético de la baldosa, volviéndola lisa y aumentando su luminosidad.
  • pulida o luciente: obtenida mediante el paso de muelas abrasivas que en una primara fase pulen la superficie y luego la vuelven completamente luciente (efecto espejo).
  • scratch o abujardada: superficie muy rugosa, obtenida con instrumentos como cinceles, punteros, etc. Es ideal para ambientes exteriores como terrazas, porticados, patios, etc.

Antes de proceder a la compra de una cierta cantidad de baldosas de cerámica (por ej. para la realización de un baño o de una sala o de una cocina) es conveniente conocer con exactitud la extensión de la superficie a revestir y haber decidido el diseño de colocación.
Luego es posible pedir de una sola vez (para evitar recibir lotes de baldosas diferentes) una cantidad superior en aproximadamente un 10-15\% del material necesario para cubrir la superficie completa. Esto porque:

  • hasta el 5\% del material, incluso si se trata de una primera selección, puede presentar algunos defectos;
  • hay que considerar algunas elaboraciones y por lo tanto algunas sobras;
  • es necesario almacenar algunas baldosas para posibles elaboraciones futuras;
  • es oportuno conservar algunas muestras de baldosa para eventuales contestaciones.

La rectificación es el procedimiento, efectuado con máquinas de corte, que permite obtener una baldosa de cerámica con bordes perfectamente escuadrados y monocalibre. Por lo tanto es posible efectuar la colocación de las baldosas con junta mínima, con juntas casi imperceptibles.

El tono es la desviación cromática que puede existir en un lote de baldosas de cerámica respecto de la muestra de referencia. En la producción industrial es casi imposible obtener productos cerámicos de idéntica tonalidad cromática.
Se procede entonces a agrupar las baldosas de cerámica por homogeneidad de color, vale decir por tono (a menudo indicado en el paquete con letra y número, por ejemplo A48).

El calibre es la desviación de tamaño de la baldosa de cerámica respecto de un valor nominal. En la producción industrial de baldosas es imposible obtener productos cerámicos de idéntico tamaño. En fase de selección las baldosas son entonces agrupadas en lotes de tamaño similar, respetando las tolerancias establecidas por las normas, que se desvían en el peor de los casos en algunos mm.
Así como para el tono, también el calibre está indicado en el paquete a través de un número, ej. calibre 9.

La selección es el proceso de clasificación de las baldosas de cerámica, en el respeto de las normativas, en base a los defectos. La baldosa de hecho puede ser de Primera Selección vale decir sin defectos, de Segunda o Tercera Selección (poco homogéneas, con algunas melladuras, etc.).

El pavimento sobreelevado (o "pavimento flotante") es una pavimentación suspendida sobre estructuras metálicas en módulos separables,  que crea un espacio necesario para la disposición de las instalaciones (hidráulica, eléctrica, etc.).
Es posible colocar las baldosas sin juntas, es un pavimento resistente, cómodo e ideal para ambientes como oficinas y centros comerciales.
Marca Corona produce pavimentos que pueden ser empleados en los sistemas sobreelevados en interiores y exteriores. 

Las baldosas Marca Corona son distribuidas a través de una red de revendedores autorizados que establecen los precios. Es posible encontrar el distribuidor más cercano a la propia zona de residencia poniéndose en contacto directmente con nosotros.

Los estándares LEED (Leadership in Energy and Environmental Design) son parámetros para la edilicia sostenible desarrollados en los Estados Unidos por el US Green Building Council (USGBC), presentes en nuestro país gracias al trabajo de GBC Italia y aplicados en más de 100 países en el mundo.
Se trata de un sistema de certificación voluntario basado en la atribución de puntos por cada uno de los requisitos que caracterizan la sustentabilidad del edificio. De la suma de los puntos deriva el nivel de certificación obtenido. 

Ceramiche Marca Corona es socio ordinario del GBC Italia y produce baldosas de cerámica que contribuyen a la asignación de los puntos LEED, especialmente las colecciones Marmo Ecologico y Ecoliving.

Son varias las baldosas para exteriores producidas y propuestas por Ceramiche Marca Corona: Classwood, Cotto d’Autore, Easywood, I Ciottoli, Natural Living, Oldwood y SelFloor.
Perfectamente anticongelamiento, estas colecciones cerámicas son particularmente apropiadas para los exteriores porque presentan todas las características técnicas indispensables. 

Las baldosas de gres porcelánico de Marca Corona tienen una duración superior a la de casi todos los materiales alternativos. La experiencia de Marca Corona que produce pavimentos y revestimientos desde 1741, la amplia gama de baldosas idóneas para cualquier tipo de superficie, una clientela seleccionada que propone los instaladores justos tanto para la colocación como para la limpieza al final de la obra, el respeto de los estándares productivos, son todos factores que garantizan la calidad de los productos y la confiabilidad del productor.