Detalles técnicos azulejos

Coeficiente antideslizante de las baldosas para pisos de cerámica y gres porcelánico. El coeficiente de rozamiento da una indicación del grado de deslizamiento de un piso de baldosas cerámicas de gres porcelánico.

El método B.C.R.A. (inglés) mide el coeficiente de rozamiento dinámico (μ) de la superficie de baldosas de cerámica y gres porcelánico y utiliza la siguiente clasificación:
- μ<0,19 - Deslizamiento peligroso;
- 0,20<μ<0,39 - Deslizamiento excesivo;
- 0,40<μ<0,74 - Rozamiento satisfactorio;
- μ>0,75 - Rozamiento excelente.

DIN 51097: Para los pisos de baldosas de cerámica y gres porcelánico mojados y pisados con pies húmedos (ver piscinas) se aplica el método del plano inclinado. La norma prevé la medición del ángulo de deslizamiento.
Clasificación Ángulo: A>12°; B>18°; C>24°.

DIN 51130: para la prevención de accidentes y la medicina laboral, clasificación de materiales de pavimentación de baldosas de cerámica en función del ángulo crítico de elevación.
Ángulo-> Grupo:
- >6°-10°-> R9;
- >10°-19°-> R10;
- >19°-27°-> R11;
- >27°-35°-> R12;
- >35°-> R13.

Resistencia a la flexión de las baldosas para pisos de cerámica y gres porcelánico. La resistencia a la flexión es un valor límite de carga aplicado sobre tres puntos que la baldosa de cerámica o gres porcelánico puede soportar sin llegar a sufrir fracturas.
El valor se expresa en N/mm2 y la norma ISO 10545/4 establece los valores mínimos de aceptación, a saber:

BIa 35
BIb 30
BIIa 22
BIIb 18
BIII 15

Resistencia química de las baldosas para pisos y revestimientos de cerámica, gres porcelánico y monoporosa. La resistencia química es la capacidad del esmalte aplicado a la superficie de las baldosas de cerámica, gres porcelánico o monoporosa de pisos y revestimientos de tolerar a temperatura ambiente el contacto con sustancias químicas (de uso doméstico, agentes que manchan, aditivos para piscinas, ácidos y bases) sin sufrir alteraciones de aspecto.
Según la norma, las baldosas se clasifican en orden de resistencia decreciente en lo que concierne a todos los agentes químicos, menos los que manchan, como se muestra a continuación:

Resistenza chimica

Determinación de la resistencia de los pisos y revestimientos de cerámica a las manchas. Método aplicable a todas las superficies de baldosas de cerámica destinadas a pisos o revestimientos para determinar la resistencia a las manchas.
Cada uno de los agentes que manchan se debe mantener 24 horas sobre al menos 5 baldosas de muestra cuya superficie haya sido previamente limpiada y secada. La eliminación de los agentes que manchan se realiza sucesivamente, con distintos agentes limpiadores y procedimientos de limpieza:

- CLASE 5: la mancha se elimina de la superficie cerámica con agua caliente.
- CLASE 4: la mancha se elimina de la superficie cerámica con un agente limpiador comercial débil.
- CLASE 3: la mancha se elimina de la superficie cerámica con un agente limpiador comercial fuerte.
- CLASE 2: la mancha se elimina de la superficie cerámica con solventes como, por ejemplo, acetona.

Todos los productos Marca Corona responden a la CLASE 5. Las manchas se eliminan de la superficie de las baldosas mediante el empleo de agua caliente.

Resistencia a la abrasión de los pisos de gres porcelánico esmaltado y de cerámica. La resistencia a la abrasión es la capacidad de la superficie del esmalte presente sobre las baldosas de cerámica y gres porcelánico esmaltado de resistir la acción de desgaste provocada por el paso y la frotación de cuerpos mecánicos (carretillas, etc.). Dicha acción de desgaste está estrechamente vinculada al agente mecánico (suela de goma, suela de cuero, etc.), al material de soldadura (agua, arena, barro, etc.) y a la intensidad del tráfico.
Según la norma, las baldosas de cerámica y gres porcelánico se clasifican de acuerdo con su destino de uso en 5 clases:

PEI I - Pisos de baldosas de cerámica y gres porcelánico destinados a ambientes sujetos a tráfico ligero y sin suciedad abrasiva (ej. baños, dormitorios, etc.)

PEI II - Pisos de baldosas de cerámica y gres porcelánico destinados a ambientes sujetos a tráfico medio y acción abrasiva medio-baja (ej. estudios, salas de estar, etc.)

PEI III - Pisos de baldosas de cerámica y gres porcelánico destinados a ambientes sujetos a tráfico medio-fuerte y acción abrasiva media (ej. entradas, cocinas de viviendas, etc.)

PEI IV - Pisos de baldosas de cerámica y gres porcelánico destinados a ambientes sujetos a tráfico intensivo (ej. restaurantes, oficinas, tiendas, oficinas públicas, etc.) exceptuando los pisos de cajas y mostradores de lugares públicos y pasos restringidos obligados.

PEI V - Pisos de baldosas de cerámica y gres porcelánico destinados a ambientes sujetos a tráfico particularmente intensivo (ej. aeropuertos, centros comerciales, etc.).

 

Resistencia a la abrasión profunda de las baldosas de cerámica


Método aplicable sólo a las baldosas de cerámica no esmaltadas. El método de prueba y la expresión de los resultados son iguales a aquellos indicados en las normas europeas (EN 102).

Se ha aportado sólo una modificación en lo que concierne al material a utilizar para la calibración del instrumento. El procedimiento de calibración se mantiene invariado.
Todas las baldosas de gres porcelánico fino coloreado en masa son conformes a los valores requeridos por la norma ISO 10545/6.

Resistencia a las heladas en las baldosas para pisos y revestimientos de cerámica.

La resistencia a las heladas es la propiedad que pueden tener las baldosas en presencia de agua a temperaturas inferiores a 0°C para no sufrir daños a causa de las tensiones ligadas al aumento de volumen del agua por congelación.
Siempre se indica si la baldosa es resistente o no.

Resistencia a los cambios bruscos de temperatura en las baldosas para pisos y revestimientos de cerámica.

La resistencia a los cambios bruscos de temperatura es la capacidad de la superficie del esmalte aplicado a la baldosa de cerámica de no sufrir alteraciones visibles ante el “shock” derivado de la diferencia de temperatura ocasionada por ciclos sucesivos de inmersión en agua a temperatura ambiente y depósito sobre estufa a temperaturas superiores a 105°C.
Siempre se indica si la baldosa resiste o no.